Información celíacos

Los retos de ser celíaco y cómo afrontarlos

Si tras una serie de análisis se te ha confirmado el diagnóstico de celiaquía, no desesperes. Es normal sentir cierta inquietud al principio, pero en este artículo te daremos algunos tips para que tengas una idea de cuáles son lo principales retos a enfrentar y cómo hacerles frente.  

Enfrentarse al diagnóstico de una nueva enfermedad no es de las mejores noticias en la vida de una persona. Pero, afortunadamente, existen los equipos médicos que guían a sus pacientes, para que puedan atravesar este proceso sin mayores frustraciones.

Una vez que tengas tu diagnóstico confirmado, lo primero que deberás hacer es suspender la ingesta de todos los alimentos con gluten. Lo más probable es que tengas que aprender cuáles son, ya que no es algo que una persona suela saber porque sí.

Imagen de FreePik

Reto número uno: Aceptar

El doctor te dijo que eres celíaco. Pero ¿qué significa realmente eso? A nivel general, sabrás que tu cuerpo rechaza, por sí mismo, el gluten. Y que tu cuerpo se intoxica y lastima las vellosidades del tracto intestinal cada vez que lo consumes.

Lo mejor que puedes hacer es aceptar esta situación sobre la que lamentablemente no tienes ningún control. Cuanto más informado estés, mejor preparado estarás para enfrentar la enfermedad.

además, debes saber exactamente qué cosas pueden comer y cuáles no. Esto modificará todos tus hábitos diarios, puesto que la dieta general de todas las personas contiene gluten en casi todos los productos. Pero con esfuerzo y dedicación, prontamente aprenderás todo lo que necesitas para vivir saludable.

Uno de los mayores retos de ser celíaco: el cambio de hábitos

Imagen de FreePik

A medida que vayas aprendiendo lo que significa tener celiaquía, verás que tienes que modificar muchos hábitos alimenticios.

Esta será la prueba más difícil. Cuando el médico y tu nutricionista te vayan comentando de qué va la enfermedad, notarás son muchos los alimentos que contienen gluten. Esto podrá frustrarte en un principio, porque sentirás que prácticamente no puedes comer nada. Pero con una buena educación alimenticia, aprenderás a reconocer cuáles son los alimentos aptos para ti. Algunos consejos son:

Imagen de FreePik

-Preparar tus propias viandas: una de las principales cosas que verás cuando comiences a ver qué significa ser celíaco, es que salir a comer afuera o que te inviten tus amigos se tornará un poco complejo.

Generalmente, las personas no suelen saber todos los alimentos que contienen gluten, y pueden equivocarse o provocar contaminación cruzada. Por ende, lo mejor sería que, si vas a salir o si te invitan  a una fiesta, te lleves tu propia comida. De esa manera, te aseguras de que realmente apto.

Aunque, una realidad es que, afortunadamente, la gente está mucho más informada, y algunos restaurantes ya tienen su versión sin gluten.

Tener a mano una lista de aptos y no aptos: hasta que te familiarices con toda la terminología  y los códigos alimenticios, prueba ir con una lista. Cada vez que vayas al supermercado, puedes ir con esta pequeña lista, que puedes consultar haciendo click aquí.

Verás que con el tiempo, ¡te harás un experto en leer  etiquetas!

-Comentar a tu entorno de qué se trata la enfermedad: Esta es una condición que afectará profundamente tu vida, así que tanto tu familia como los amigos deberían conocerla y ayudarte en el proceso.  Si vives con alguien, y comparten comidas diariamente, le puedes sugerir que estudien juntos qué puedes consumir y qué no. No esperes aprender todo de un día para el otro, es un proceso que lleva un tiempo. Además, es posible que haya cierta resistencia de parte de los demás, pero aún en ese caso debes hacerte responsable de tu salud  bienestar.

Cómo enfrentar un diagnóstico de celiaquía siendo adulto

No será lo mismo que te enteres que tienes celiaquía cuando eres un niño que cuando ya eres un adulto. Te preguntarás porqué. Simplemente porque cuando eres un adulto ya tienes años de una rutina alimentaria a la que te has acostumbrado.

Por supuesto que dejar de comer gluten significará un alivio para esos síntomas que quizás estabas sufriendo. Pero, cambiar toda tu vida es uno de los retos de ser celíaco más difíciles.

Todo lo que venías comiendo hasta el momento, tendrás que modificarlo. Y en este sentido, no hay punto de inflexión. No es un cambio progresivo, sino radical. Si sigues consumiendo alimentos con gluten, tu cuerpo se seguirá intoxicando y a la larga, eso significará aún más complicaciones.

Autor: Grinvalds

Igualmente, todo será un aprendizaje constante, en el que deberás consultar con tu médico y tu nutricionista constantemente. No es para una tarea sencilla, ni aprenderás todo en tres días. Paciencia y constancia serán tus mejores aliados.

Cuando el diagnosticado con celiaquía es un niño

Si por otra parte, el niño es el recientemente diagnosticado con celiaquía, quienes tomarán los recaudos serán los padres.

Aquí tendrá mucho que ver la edad del niño: si tiene más de cuatro años, posiblemente entienda cuando le comenten lo que pasará de ahora en más. Pero serán los padres los encargados de cuidar su dieta, dado que los niños, lógicamente, no son quienes hacen las compras ni quienes cocinan.

Uno de los mayores retos de ser celíaco en la niñez tiene que ver con el entorno. Es un trabajo indispensable el comentar con la escuela y otras instituciones de qué se trata la enfermedad.

Imagen de FreePik

Pero también se debe educar al niño, en la medida de lo posible, para que vaya entendiendo de a poco de qué va su enfermedad. Nunca se debe faltar a la verdad: la celiaquía no se cura, y será una enfermedad que lo acompañara toda su vida.

Controlar las emociones será fundamental en el proceso

Sí. En el camino como paciente con celiaquismo te frustrarás muchas veces. Frases como “¿por qué no me di cuenta que ese alimento tenía gluten?” o “no quiero salir porque no puedo comer nada” serán moneda corriente en un principio.

También puede que te sientas enojado o triste. Todo eso estará bien,

Imagen de FreePik

pero ten en cuenta que sólo es un simple obstáculo que puede ser fácilmente sorteado.

Igualmente, tienes que estar atento a alguno de estos síntomas, cuando se trata más que de simples emociones momentáneas:

Síntomas de ansiedad: hiperactividad, tensión muscular, nerviosismo y obsesiones.

-Síntomas depresivos: pérdida de apetito, adelgazamiento, desgano o pocas ganas de salir.

Si estos síntomas se expanden en el tiempo, consulta con un médico, porque pueden ser indicio de depresión u otra patología que esté dañando tu salud mental.

No obstante todo esto, algunas de las reacciones normales o esperadas a las que te puedes enfrentar como parte de los retos de ser celíaco son:

Miedo a lo desconocido

Palabras como enfermedad celíaca o dieta sin gluten puede que te abrumen, porque no era lo que esperabas para ti ni para tu hijo. Y como es normal, pueden surgir muchas dudas acerca de qué es lo que les depara el futuro. La mejor manera para disipar todo esto es la información. Despeja absolutamente todas tus dudas con tu médico de cabecera. Él sabrá darte información confiable y certera acerca de la enfermedad, de las cosas que puedes comer y de las que no.

Imagen de FreePik

Enojo por la situación

Seguramente en un comienzo puedas sentirte con ira. No entiendes por qué te tuvo que tocar ti padecer la enfermedad. Esto es lógico, pero no debes dejar que te gane. De a poco, empieza a aceptar la situación. ¡Y verás que no es tan trágico como pensabas!

Tristeza por lo que ya no podrás hacer

Una de las primeras reacciones del paciente celíaco es pensar en todo aquello que ya no podrá hacer. Tomarse una cerveza en un bar o comer una pizza en la calle, por ejemplo. Es real que muchas de tus actividades diarias tendrán que cambiar, pero eso no quiere decir que dejes de hacer lo que tanto te gusta. A medida que conozcas la información, verás la cantidad de opciones sin gluten que existen que sirven para reemplazar aquellas que sí lo tienen.

Negación

Imagen de FreePik

Quizás descubrieron tu enfermedad por un estudio de rutina, y no por los síntomas asociados comúnmente a la celiaquía. Esto puede llevar a pensar en que el gluten no afecta tanto como te dicen los médicos. Esto no es así: por más que no sientas malestar, el intestino si se resiente, y puede llevar a una intoxicación muy grave.

Hacer caso a mitos que no son ciertos

Aunque el médico ya lo haya dicho, nunca está de más recordarlo: la celiaquía no se cura. Y el único tratamiento posible es la suspensión absoluta de todos los alimentos con gluten. Por lo tanto, si escuchas a alguien que te comente que tiene un conocido que se curó de ella, pues, es mentira. Lo que sí es real es el hecho de que tras comenzar una dieta estricta sin gluten, las personas se sienten mucho mejor. Esto puede llevar a pensar que están curados. ¡A tener cuidado con las informaciones no científicas! No está mal escuchar experiencias ajenas, siempre y cuando tengan fundamentos médicos.

El mayor reto de ser celíaco: velar por los aspectos positivos

Seguramente te preguntarás qué puede tener de bueno tener una enfermedad que te acompañará toda la vida. En sí mismo, nadie desea estar enfermo, claro está. Pero si piensas que gracias a que te diagnosticaron ya no sufrirás más dolencias, es un aspecto positivo.

Imagen de FreePik

Realmente, tener enfermedad celíaca no es el fin del mundo. Si deberás ser más estricto y riguroso con tus comidas, pero eso no impedirá desarrollarte plenamente en ningún aspecto de tu vida.

No te obligues a ser perfecto, en el camino podrás fallar muchas veces, pero que eso no te angustie. ¡Errar es humano!

Desde que se diagnostica a una persona y se escuchan las palabras “eres celíaco”, comenzará un largo camino. En ese camino, habrás muchísimas instancias. Primero estará la duda y la inseguridad, justamente porque no se conoce de qué se trata la enfermedad. Pero a medida que vayas sabiendo de qué va, esas dudas se irán disipando.

Puede que también en el camino te enfrentes a bajones de salud, cuando te equivoques con algún alimento. Todo eso será normal, porque aprender a readecuar todos los hábitos alimenticios de una vida no se hará de un día para el otro. Pero a medida que pase el tiempo, verás como la enfermedad se adecúa a tu vida y no al revés. Con constancia, dedicación y buena energía, en poco tiempo la enfermedad pasará a ser solo un aspecto más de tu vida. Así que si estás atravesando este proceso, ¡suerte! Verás que ser celíaco no te impedirá de hacer las cosas que tanto te gustan.

 

Referencias:

-“Cómo afrontar positivamente la enfermedad celíaca”: http://www.celiacosburgos.org/adftp/Como%20afrontar%20positivamente%20la%20enfermedad%20celiaca.pdf

-“Calidad de vida y proceso diagnóstico en celíacos adultos de la Comunidad Valenciana: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112012000400048&script=sci_arttext&tlng=en

-“Programa de formación continuada de pediatría extrahospitalaria”: https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/05/Pediatria-Integral-XIX-2_WEB.pdf#page=34

-“El reto de ser celíaco”: http://www.sabormadrid.es/reportajes/reportajes/el-reto-de-ser-celiaco-2013.php

-“Me han dicho que soy celíaco… ¿qué hago?”: http://www.familiaysalud.es/salud-joven/problemas-de-salud/tengo-problemas-cronicos/me-han-dicho-que-soy-celiaco-que-hago

-“Eres celíaco: el diagnóstico”: http://www.globaltyapsicologos.com/eres-celiaco-el-diagnostico/

-“Ayudando a afrontar la enfermedad celíaca para mejorar la calidad de vida”: https://www.codem.es/Adjuntos/CODEM/Documentos/Informaciones/Publico/9e8140e2-cec7-4df7-8af9-8843320f05ea/8BC7CBC6-84E3-4BF9-A5BD-022120DF784A/18d8e06c-dccc-4c09-b8e1-2245d9708cb4/18d8e06c-dccc-4c09-b8e1-2245d9708cb4.pdf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *